Copenhague siempre había sido un gran sueño viajero para mí. Así que decidimos visitarla y pasar un total de 4 días en la capital de Dinamarca. El último de ellos cruzamos a Malmö por el puente de Öresund.

Copenhague es mezcla de historia, cultura y diversión. Sus calles medievales, sus valiosos museos y sus animadas noches harán que disfrutes de la ciudad del «hygge», o lo que es lo mismo, de la vida sencilla, saludable y confortable. El reducido tamaño de la ciudad hace posible recorrer todo el centro histórico a pie o en bicicleta, como prefieras. Pero no hay duda de que, en las calles, este transporte de dos ruedas es el protagonista.

qué ver en Copenhague

Jardines del parque de atracción Tívoli

qué ver en Copenhague

Christiania, un peculiar rincón de Copenhague

Si estás pensando en visitar Copenhague estás en el lugar indicado. En este post vamos a contarte qué ver y qué hacer en Copenhague.

qué ver en Copenhague

Canales de Copenhague

Cómo ir del Aeropuerto de Copenhague al Centro

El Aeropuerto de Copenhague está muy bien comunicado con el centro de la ciudad. Son apenas 10 kilómetros de distancia que pueden recorrerse usando cualquiera de estas tres opciones:

Metro

La línea M2 de metro comunica directamente el aeropuerto de Copenhague con el centro de la ciudad. Tiene parada en estaciones tan concurridas como Kongens Nytorv o Norreport. La frecuencia de los trenes de esta línea es asombrosa. El tiempo de espera aproximado suele ser de 5 minutos.

En cuanto a los billetes pueden comprarse en las máquinas automáticas del propio aeropuerto. El precio de un billete individual es 36 DKK  (5 € – abril 2017).

Tren

En la Terminal 3 del Aeropuerto opera la red de trenes Øresund Railway que te lleva directamente a København H (Estación Central de Copenhague). En unos 13 minutos más o menos llegarás al centro de la ciudad. El precio de un billete sencillo cuesta 36 DKK como el de metro.

Nosotros optamos por el tren, ya que nuestro alojamiento estaba a pocos pasos de la Estación Central.

Autobús

También es posible desplazarse en autobús del aeropuerto al centro de Copenhague. Es una alternativa un poco más lenta pero igualmente válida.

El autobús 5A sale de la Terminal 3 y lleva directamente al centro de Copenhague en 30 minutos. Cada billete individual cuesta 36 DKK y puede comprarse en las máquinas de la propia terminal o directamente en el autobús. Ten en cuenta que en este último caso hay que llevar monedas sueltas, ya que no aceptan billetes grandes.

Si tu avión ha llegado a otra terminal diferente no hay problema. Existe un bus tipo «shuttle» gratuito que comunica constantemente todas las terminales.

Qué ver en Copenhague

Copenhague es una ciudad que se puede recorrer fácilmente a pie. No hay mucha distancia entre los principales puntos de interés así que es sencillo organizarse y decidir qué es lo que se va a visitar.

Parque Tívoli

Comenzamos nuestros pasos por Copenhague en el famoso Parque Tívoli. Situado justo en frente de la Estación Central es uno de las principales atractivos de la ciudad. Este parque de atracciones abrió sus puertas por primera vez en el año 1843 y su construcción fue ordenada por el rey Christian VIII.

parque Tívoli de Copenhague

Entrada al Parque Tívoli

Actualmente el Tivoli conserva un cierto aire añejo, antiguo y sobre todo muy vintage. A mi me recordó bastante al Práter de Viena. El recinto que ocupa es bastante extenso y está repleto de restaurantes, cafeterías y bares donde poder descansar entre atracción y atracción.

paque tívoli Copenhague

Atracción en Parque Tívoli

También cuenta con varios lagos, zonas de descanso y jardines. Como el de estilo japonés, tan cuidado y logrado que realmente parece que uno se encuentra en Asia.

qué ver en Copenhague

Jardín japonés del Tívoli

 Las atracciones del Tivoli son para todos los gustos. Tanto si buscas emociones fuertes como tranquilas aquí tienes gran variedad.

qué ver en Copenhague

Tren turístico dentro del parque

Hotel Nimb dentro del Tívoli

Hotel Nimb dentro del Tívoli

La entrada al Tívoli cuesta 95 Dkr (12 € – abril 2017) pero muchas veces hay ofertas especiales y el precio es inferior.

El parque abre desde mediados de abril hasta septiembre. Aunque para las fechas de Halloween y Navidad hay aperturas ocasionales.

Nosotros fuimos a mediados de abril y pudimos visitarlo. 

Parque Tívoli de Copenhague

Parque Tívoli de noche

NY Carlsberg Glyptotek

Si eres amante de los museos en el NY Carlsberg Glyptotek vas a disfrutar. Localizado a muy poca distancia del Parque Tívoli este enorme museo ocupa dos edificios de finales del siglo XIX. Ambos están unidos por un jardín de invierno con muchísimo encanto.

qué ver en Copenhague

Entrada a NY Carlsberg Glyptokek

En el interior de esta Gliptoteca se expone una amplia colección de esculturas egipcias, romanas y griegas que comparten protagonismo con diferentes obras nacionales y francesas de los siglos XIX y XX. Sin duda alguna merece mucho la pena.

qué ver en Copenhague

NY Carlsberg Glyptotek

El precio de la entrada al NY Carlsberg Glyptotek es 115 DKK (15 €). Los martes es gratis. 
martes – sábado de 11 a 18 h //  domingos de 11 a 22 h //  lunes cerrado.

Rådhuset y Strøget

Seguimos en el centro de Copenhague. El bonito edificio del Ayuntamiento no pasará desapercibido ante tus ojos. Su nombre es Rådhuset y fue construido entre los años 1892 y 1905. De estilo gótico en su totalidad la fachada está adornada con criaturas marinas.

qué ver en Copenhague

Fachada Rådhuset

La plaza del Ayuntamiento comparte protagonismo con una estatua del genial escritor danés de cuentos infantiles Hans Christian Andersen. Es fácilmente localizable ya que se encuentra en un lateral.

Plaza del Ayuntamiento, Copenhague

Plaza del Ayuntamiento

Hans Christian Andersen

Hans Christian Andersen

Pero la importancia de esta plaza no termina aquí. Desde ella parten varias calles peatonales conocidas con el nombre de Strøget, zona comercial situada en la parte más antigua de la ciudad. 

qué ver en Copenhague

Strøget

Consejo: puedes «perderte» por el conjunto de calles del centro de Copenhague hasta llegar a Amagertorv. Una concurrida plaza situada en el corazón de Strøget y vía de conexión del ayuntamiento y la céntrica Kongens Nytorv (Plaza del Rey).

La bonita Amagertorv suele ser punto de encuentro de locales y además está repleta de cafés, restaurantes y tiendas.

Slotsholmen

Copenhague tiene su origen en la pequeña isla de Slotsholmen. En el siglo XII la ciudad nace en torno a un pequeño pueblo pesquero situado en este islote del centro.

La visita a Slotsholmen podría llevarte un día entero pero en este punto es necesario priorizar. Para ello es interesante centrarse en conocer el Christiansborg Slot, la sede del Gobierno Danés. El edificio de estilo neo-barroco alberga varias salas de estado, el Parlamento, las oficinas del Primer Ministro y el Tribunal Superior de Justicia.

Christiansborg Slot, Copenhague

Christiansborg Slot

La torre Christiansborg Slot es la más alta de la ciudad y ofrece unas bonitas vistas de los canales de Copenhague.

Existe una entrada combinada que permite visitar el Salón del Trono, las ruinas del antiguo palacio y las caballerizas de forma conjunta. El precio es 160 DKK (21 € – abril 2017).

Salón del Trono

 abril-octubre:  a diario  de 9 a 17:00 h // nov-marzo: martes-domingo de 10 a 17 h //  lunes cerrado

Ruinas del antiguo palacio

 abril-octubre:  a diario de 10 a 17:00 h // nov-marzo: martes-domingo de 10 a 17 h //  lunes cerrado

Caballerizas

 abril-octubre:  a diario de 10 a 17:00 h // nov-marzo: martes-domingo de 10 a 17 h //  lunes cerrado

qué ver en copenhague

Estatura de bronce de Christian IX en Christiansborg  Slot

Kongens Nytorv

Volvemos a Strøget. Tu recorrido por esta zona seguramente terminará en Kongens Nytorv. Traducida con el nombre de «plaza nueva del Rey» tiene forma circular y también es de estilo barroco. Se sitúa al principio del famoso canal Nyhavn.

Cuando visitamos la ciudad Kongens Nytorv estaba siendo sometida (abril 2017) a una serie de renovaciones y modificaciones. Por este motivo no pudimos disfrutar de ella.

Nyhavn

Tras cruzar Kongens Nytorv llegamos a uno de los lugares más conocidos y visitados de todo Copenhague, el canal Nyhavn. 

Casas de colores en Nyhvan

Casas de colores en Nyhvan

Nyhavn es una de las zonas más animadas y turísticas de la ciudad. Sus coloridas casas, sus cafés y restaurantes atraen a todo aquel que se acerca a conocer este famoso canal.

Canal Nyhvan

Canal Nyhvan

En origen, allá por el siglo XVII Nyhavn solo era frecuentado por marineros y comerciantes y la zona tenía fama de ser un lugar poco recomendable. Afortunadamente hoy en día todo ha cambiado y Nyhavn es totalmente seguro. Sin duda, para mi es uno de los rincones más bonitos que tiene Copenhague.

Rincones preciosos del puerto de Nyhavn

Rincones preciosos del puerto de Nyhavn

El escritor H. C Andersen vivió en una de las casas del canal Nyhavn durante la época más problemática.
Paseando por Nyhvan

Paseando por Nyhvan

Christiania

Desde el canal Nyhavn es posible llegar hasta la llamada Ciudad Libre de Christiania. Sólo debes cruzar el puente Inderhavnsbroen. 

qué ver en Copenhague

Bienvenidos a Christiania

Situada en el barrio de Christianshavn, Christiania es una especie de «comunidad» independiente que defiende un estilo de auto gobierno muy peculiar. La comuna cuenta actualmente con unos 1000 residentes que no se consideran así mismos ni siquiera ciudadanos de Dinamarca.

Calles de Christiania

Calles de Christiania

El origen de Christiania se remonta al año 1971 cuando un grupo de jóvenes daneses se asentó en esta parte de la ciudad. Buscaban un espacio abierto y libre donde sus hijos pudieran jugar sin limitaciones. El lugar donde se encuentra ahora mismo Christiania era perfecto para ellos ya que en él había varios barracones militares de un viejo cuartel que estaba en desuso.

Tiendas coloridas en Christiania

Tiendas coloridas en Christiania

El grupo terminó estableciéndose en este lugar y lo que comenzó siendo una protesta social acabó convirtiéndose en todo un movimiento político. Los «okupas» llegaron a establecer una especie de auto gobierno, creando leyes propias que permitían incluso el uso y venta de drogas. Pero el asunto se fue de las manos y la “legalidad” quedó limitada a las drogas blandas.

qué ver en Copenhague

Escultura en Christiania

Hoy en día Christiania conserva cierta esencia de su pasado e intenta no sucumbir a reglas e imposiciones sociales.

Cruzar la puerta de entrada a Christiania es hacer un viaje en el tiempo, es atenerse a las normas de este extravagante barrio. Restaurantes, tiendas, y cafeterías invaden cada una de las calles de este reducto hippie. Sin duda, un lugar curioso que no debes perderte si visitas Copenhague.

Amalienborg

Volvemos al Canal Nyhavn. Seguimos avanzando en nuestro recorrido por la ciudad de Copenhague. Pronto llegamos a Amalienborg, un complejo octogonal formado por cuatro palacios que rodean una plaza central.  En el centro de la misma hay una estatua ecuestre de Federico V.

Todos los edificios de Amalienborg, diseñados en el siglo XVIII siguiendo el estilo rococó, son la residencia oficial de invierno de la familia real danesa.

Amalienborg

Amalienborg

Nuestra visita al complejo de Amalienborg coincidió con el cambio de la guardia real. Todos los días a las 12:00 h los guardias del castillo de Rosenborg caminan por las calles de Copenhague en dirección al Palacio de Amalienborg. Una vez allí realizan el cambio de guardia. Nosotros llegamos en ese preciso momento!!!

cambio de guardia en Amalienborg

Cambio de guardia en Amalienborg

La Sirenita

La imagen indiscutible de Copenhague es su Sirenita. La Den lille havfrue, nombre de la estatua en danés, fue encargada por el magnate Carl Jacobsen en 1909 a Edvard Eriksen.  Para realizar la obra el artista tomó como modelo a su mujer.

La Sirenita de Copenhague

La Sirenita

Inspirada en el cuento de Hans Christian Andersen la Sirenita se encuentra situada sobre una roca en la bahía de Copenhague, al final del paseo Langelinie. La estatua es de bronce. Mide poco más de 1 metro y tiene un peso de 180 kilos pero es más bien pequeñita. Me la imaginaba mucho más grande.

Rosenborg Slot

Y llegamos al Castillo de Rosenborg Slot. Construido por orden de Christian IV para ser residencia de verano, el monarca pasó largas temporadas en él puesto que era uno de sus lugares favoritos.

Rosenborg Slot

Rosenborg Slot

Rosenborg Slot se encuentra en el interior del parque Kongens Have, formado por varios jardines, en pleno corazón de Copenhague.

Parque Kongens Have

Parque Kongens Have

Es posible acceder al interior del castillo donde se exhibe una amplia colección de objetos y joyas pertenecientes a la corona danesa. También se pueden visitar las 24 habitaciones del edificio principal distribuidas en tres plantas.

La entrada al Castillo de Rosenborg cuesta 115 DKK (15 € – abril 2017). 
Los horarios de apertura varían a lo largo del año, así que lo mejor es consultar la web oficial para comprobarlos.

Info Adicional

  • Una de las mejores épocas para viajar a Copenhague es sin duda la primavera. Aunque hace frío se puede disfrutar de días más largos y con más luz.
  • En Dinamarca no existe la costumbre de dejar propinas en bares, restaurantes o cafeterías. Ya se sobreentiende que el servicio está incluido en la cuenta.
  • Copenhague es una ciudad bastante segura a todos los niveles. Así que en este sentido puedes viajar tranquil@.
  • La red de transportes de la ciudad (autobuses, metros, trenes) funciona mediante un sistema de zonas, de manera que al comprar el billete hay que indicar la zona a la nos dirigimos. Para evitar hacer estos cálculos lo mejor es adquirir la llamada “City Pass”.  Este billete especial te permitirá viajar ilimitadamente entre las zonas 1 y 4 de Copenhague durante 24 o 72 horas. La City Pass se activará la primera vez que la uses.
  • Es posible visitar Malmö (Suecia) desde Copenhague. La mejor opción y también la más rápida es el tren. Desde la Estación Central de la ciudad salen trenes con destino Malmö cada 20 minutos. Cruzando el famoso puente de Öresund, con una parada intermedia en el aeropuerto, llegarás a Suecia. Para este viaje tienes que llevar el pasaporte, ya que la policía aduanera te lo pedirá antes de entrar en el país vecino. El billete cuesta aproximadamente unas 89 DKK ( 12 € – abril 2017) y se puede comprar en las máquinas de la propia estación.

¿Te ha sido útil este artículo?

¡Haz clic en una estrella para puntuar!

Puntuación media 0 / 5. Recuento de votos: 0

Hasta ahora, ¡no hay votos!. Sé el primero en puntuar este contenido.