En este post visitamos Cuenca en un día y te contamos todo lo que puedes ver y hacer en la ciudad.

Encaramada en lo alto de un cerro bordeado por la hoces del río Júcar y su afluente el Huécar, la ciudad de Cuenca es una de las más bonitas de España.

Declarada Patrimonio de la Humanidad desde el año 1996 su coqueto casco histórico invita a perderse por unas calles y callejones que atrapan sin remedio al viajero. Y es que Cuenca enamora al instante. Por eso no resulta extraño que alguien dijera alguna vez que » A Cuenca hay que tenerla en cuenta».

Callejeando por Cuenca

Callejeando por Cuenca

Qué ver en Cuenca

El Barrio del castillo y su mirador

Comenzamos nuestra visita a Cuenca en un día en uno de sus lugares más emblemáticos, el Barrio del castillo.

En él se encuentran las ruinas de lo que fue una alcazaba árabe. Sobre ella se construyó un castillo en el siglo XIII pero de él solo queda en pie el Arco de Bezudo, antigua puerta de entrada a la ciudad fortificada.

Arco de Bezudo

Arco de BezudoArco de Bezudo

Ruinas del antiguo castillo de Cuenca

Ruinas del antiguo castillo de Cuenca

Tras el mencionado arco se esconde uno de los secretos mejor guardados de Cuenca, el mirador del castillo.

mirador del castillo

Cuenca desde el mirador del castillo

Un mirador desde el que es posible disfrutar de una de las mejores panorámicas de la ciudad de Cuenca. Las Casas colgadas, el Puente de San Pablo, el convento del mismo nombre y el valle del río Huécar regalan unas estupendas vistas.

Convento de San Pablo, Puente de San Pablo y Casas Colgadas

Convento de San Pablo, Puente de San Pablo y Casas Colgadas

El Barrio del Castillo es el punto de partida perfecto para recorrer la ciudad de Cuenca. Desde él se puede llegar fácilmente al casco antiguo de la ciudad y visitarlo a pie.

qué ver en Cuenca en un día

El casco histórico de Cuenca desde el mirador del Castillo

Iglesia de San Pedro

Dejamos atrás el Arco de Bezudo y pronto llegamos a la Iglesia de San Pedro.

qué ver en Cuenca

Fachada de la Iglesia de San Pedro

Situada en la Plaza del Trabuco se trata de una de las iglesias más antiguas de Cuenca.

Construida sobre los restos de una mezquita fue edificada en tiempos de Alfonso VIII aunque posteriormente sufrió diversas modificaciones. De hecho el templo es una mezcla de varios estilos gótico, barroco (portada) y neoclásico.

Cúpula interior de la iglesia

Cúpula interior de la iglesia

La planta de la Iglesia de San Pedro es octogonal y su interior muy sencillo y austero. Pero si subes los 70 escalones de la estrecha torre te espera una sorpresa llamada los “ojos de la mora”.

Altar Mayor de la Iglesia de San Pedro

Altar Mayor de la Iglesia de San Pedro

Los ojos de la mora

Según la leyenda, en la ciudad de Cuenca vivía una mora de gran belleza que se enamoró de un soldado cristiano. Ambos vivían su amor en secreto puesto que no contaba con el beneplácito de sus familias y la muchacha ya estaba comprometida con otro joven moro.

Para tratar de escapar a su destino la pareja decidió casarse a escondidas. Pero la boda nunca llegó a celebrarse ya que cuando el joven cristiano se dirigía a encontrarse con su amada el prometido y sus amigos lo asesinaron.

Esto sumió a la chica en una profunda pena que hizo que sus días terminaran en el llamado Cerro de la Doncella. Desde allí «sus ojos» observan el casco antiguo de Cuenca, testigo de su amor frustrado.

Los

Los «ojos de la mora» en el Cerro de la Doncella

Catedral

Continuamos descubriendo Cuenca en un día.

Desde la Plaza del Trabuco avanzamos por la Calle de San Pedro y llegamos a la Catedral. Dedicada a Santa María y San Julián se trata del primer edificio construido tras la Reconquista.

Catedral de Cuenca

Catedral de Cuenca

Aunque en ese momento el estilo arquitectónico predominante era el románico el templo se construyó siguiendo parámetros góticos, que hicieron que se convirtiera en la primera catedral gótica de Castilla, junto con la de Ávila.

Claustro de la Catedral de Cuenca

Claustro de la Catedral de Cuenca

La fachada actual de la Catedral de Cuenca es una reconstrucción del principios del siglo XX, necesaria debido al derrumbe de la estructura. Tras ella un espectacular interior espera al visitante.

Interior de la catedral

Interior de la catedral

Vidrieras que juegan con luces y sombras, más de veinte capillas, un coro neoclásico y un triforio (galería interior) del siglo XII se encargan de recordarnos que estamos dentro de una de las joyas de la ciudad.

Vidrieras

Vidrieras

Capilla de San Antolín

Capilla de San Antolín

Sin duda una visita imprescindible.

Triforio de la catedral

Triforio de la catedral

La entrada general para visitar la Catedral de Cuenca cuesta 5 € (agosto 2020). Si además se quiere subir al Triforio el precio es 6,5 €.

El horario de apertura es de 10 a 19:30 aunque puede variar.

Plaza Mayor

El centro neurálgico del casco antiguo de la ciudad de Cuenca es precisamente esta bonita y colorida plaza.

Plaza Mayor de Cuenca

Plaza Mayor de Cuenca

En ella se hallan varios edificios como son la mencionada Catedral, el Ayuntamiento, del siglo XVIII y el Convento de las Petras, de estilo barroco y color rosado.

Convento de las Petras

Convento de las Petras

Si quieres observar la Plaza Mayor de Cuenca desde las alturas no dudes ni un segundo y sube al Triforio de la Catedral. Las vistas merecen la pena!

La Plaza Mayor de Cuenca desde el Triforio

La Plaza Mayor de Cuenca desde el Triforio

La Plaza Mayor de Cuenca es uno de los principales lugares de interés de Cuenca, gracias a su pasado y su belleza.

Calle Alfonso VIII

Tras los soportales del Ayuntamiento, en una pequeña anteplaza, comienza la calle Alfonso VIII, una de las calles más bonitas y peculiares de Cuenca.

Anteplaza donde comienza la calle Alfonso VIII

Anteplaza donde comienza la calle Alfonso VIII

Nexo de unión entre el casco antiguo y la parte nueva de la ciudad esta larga avenida está repleta de edificios de colores que crean un espectacular juego cromático.

calle Alfonso VIII

Edificios de colores

qué ver en Cuenca en un día

Coloridas casas en la calle Alfonso VIII

En tu visita a Cuenca en un día no olvides recorrer la calle Alfonso VIII, te encantará.

cuenca en un día

Subiendo por la calle Alfonso VIII

El Barrio de San Miguel y sus «rascacielos»

La calle Alfonso VIII discurre paralela al Barrio de San Miguel, un barrio formado por estrechas y laberínticas callejuelas y por los famosos «rascacielos» de Cuenca.

Tejados del Barrio de San Miguel

Tejados del Barrio de San Miguel

Callejuelas con encanto en el Barrio de San Miguel

Callejuelas con encanto en el Barrio de San Miguel

¿Rascacielos? Sí, sí has leído bien. Casas altas, estrechas y de hasta diez alturas. Así son los rascacielos de Cuenca. Un conjunto de edificios construidos junto a la hoz del Huécar y en pleno corazón del Barrio de San Miguel.

Rascacielos de Cuenca

Rascacielos de Cuenca

El acceso a los mismos se hacía y se hace por la calle Alfonso VIII donde no presentan más de 3 o 4 alturas. Sin embargo, si se observan desde el río las fachadas ocupan hasta diez plantas. La razón es que para construirlos se aprovechó el desnivel de la roca.

El mejor lugar para ver los rascacielos de Cuenca es el Mirador de Ronda, situado a pocos pasos de las Casas Colgadas.

Los Rascacielos de Cuenca desde el Mirador de Ronda

Los Rascacielos de Cuenca desde el Mirador de Ronda

Calles de Los Tintes

Salimos del Barrio de San Miguel, nos perdemos por las calles del casco antiguo de Cuenca y casi sin darnos cuenta llegamos a otro de los lugares más emblemáticos de la ciudad, la calle de Los Tintes.

Comienzo de la calle

Comienzo de la calle

Calle de los Tintes

Calle de los Tintes

Tenemos el río Huécar a nuestros pies y como si de una postal se tratase un bonito canal nos recuerda que en el pasado en esta calle los artesanos teñían las lanas.

Canal de la calle Los Tintes

Canal de la calle Los Tintes

En tu recorrido por Cuenca no olvides acercarte a Los Tintes. El paseo junto al Huécar resulta muy evocador.

qué ver en Cuenca en un día

Una casa de la calle de Los Tintes

Casas Colgadas

En una visita a Cuenca en un día no pueden faltar las Casas Colgadas, el símbolo indiscutible de la ciudad.

Construidas sobre la hoz del río Huécar y suspendidas en la roca no se conoce con exactitud el origen de estas curiosas casas, aunque se cree que ya existían en el siglo XIV.

Su aspecto actual es fruto de una profunda restauración realizada en el siglo XX.

Casas Colgadas sobre el río Huécar

Casas Colgadas sobre el río Huécar

En cuanto a los usos de las Casas Colgadas de Cuenca han sido diferentes a lo largo del tiempo. Casas particulares, centros administrativos y hoy en día sede del Museo de Arte Abstracto.

casas colgadas de Cuenca

Detalle de las casas

Para poder disfrutar de la belleza de las Casas Colgadas de Cuenca lo mejor es cruzar el Puente de San Pablo y observarlas desde el otro lado del Huécar.

Las Casas Colgadas desde el otro lado del Puente de San Pablo

Las Casas Colgadas desde el otro lado del Puente de San Pablo

Puente San Pablo

El puente original fue construido entre los años 1533 y 1589 para conectar el Convento de San Pablo con el casco urbano de la ciudad. Pero en 1895 se derrumbó.

Por eso años más tarde, en 1902 se levantó una nueva estructura, en este caso de hierro y piedra, que ha llegado hasta nuestros días.

qué ver en Cuenca

Puente de San Pablo

Desde el Puente de San Pablo se tienen unas estupendas vistas de las Casas Colgadas y de la hoz del Huécar.

Hoz del Huécar

Hoz del Huécar

Torre Mangana

Terminamos nuestra visita a Cuenca en un día en la Torre Mangana.

Situada en el antiguo barrio árabe y posterior judería de la ciudad no se sabe a ciencia cierta la fecha de su construcción. Se cree que fue restaurada en el siglo XVI y utilizada como reloj. Aunque con anterioridad formó parte del alcázar de Cuenca y las murallas de la ciudad.

Torre Mangana

Torre Mangana

En la actualidad la Torre Mangana preside la plaza del mismo nombre. Una plaza donde aún se pueden ver algunos vestigios del pasado árabe de Cuenca.

Para llegar a la Torre Mangana lo mejor es tomar la calle del Fuero hasta la Plaza de la Merced. Y después caminar unos metros.

Plaza de la Merced

Plaza de la Merced

Info útil para visitar Cuenca en un día

1.- La mejor opción para visitar Cuenca a pie y no perderte nada es comenzar en su parte más elevada, en el llamado Barrio del Castillo. Desde aquí es posible bajar a pie hasta el casco antiguo.

Además a pocos metros de la Puerta Bezuda hay un parking gratuito.

Parking gratuito del Barrio del Castillo

Parking gratuito del Barrio del Castillo

2.- Existe una entrada combinada que incluye la visita a la Catedral, su Triforio, la Iglesia de San Pedro y el Museo Tesoro. El precio es 9,5 € (agosto 2020) y se puede comprar en cualquiera de los monumentos o en este link.

Museo Tesoro de Cuenca

Museo Tesoro de Cuenca

qué ver en Cuenca en un día

Uno de los Grecos del interior del Museo Tesoro

3.- El casco antiguo de Cuenca está repleto de cuestas y escaleras por eso lo mejor es ir provisto de calzado cómodo y adecuado para caminar.

4.- No te pierdas el atardecer desde el mirador del castillo. Puede ser el broche de oro perfecto a tu visita a Cuenca.

Atardecer desde el Mirador del Castillo

Atardecer desde el Mirador del Castillo

Y hasta aquí nuestras recomendaciones sobre qué ver en Cuenca en un día.

¿Te ha sido útil este artículo?

¡Haz clic en una estrella para puntuar!

Puntuación media 5 / 5. Recuento de votos: 2

Hasta ahora, ¡no hay votos!. Sé el primero en puntuar este contenido.