Como si de un museo al aire libre se tratara, los trampantojos de Moranchel se han hecho populares entre todos los amantes del llamado «street art».

Así que si tú eres uno de ellos presta atención porque nos vamos a la provincia de Guadalajara a disfrutar del arte callejero en esencia pura.

Uno de los trampantojos de Moranchel

Uno de los trampantojos de Moranchel

Qué es un trampantojo

Antes de nada hay que ponerse en situación y tener claro a qué nos referimos cuando hablamos de trampantojos. 

Los orígenes de esta peculiar técnica pictórica los encontramos en la antigua Grecia. Posteriormente los romanos la desarrollaron ampliamente en ciudades como Pompeya o Roma y mucho más tarde aparece también en la Edad Media. 

La Panadería y La Floristería, dos de los trampantojos más bonitos de Moranchel

La Panadería y La Floristería, dos de los trampantojos más bonitos de Moranchel

Sin embargo, no será hasta el Renacimiento y la etapa barroca cuando el uso del trampantojo alcance su máximo esplendor, siendo demandado sobre todo por las clases altas burguesas.

Hoy en día el trampantojo sigue vivo, pudiendo disfrutar de él en lugares tan encantadores como Moranchel.

De interés:

La palabra trampantojo deriva del término francés trompe l´oeil y significa «engañar al ojo».

Esta técnica pictórica se utiliza sobre todo en fachadas, balcones y ventanas.

Los trampantojos juegan con las luces, las sombras y los colores para dar sensación de realismo al trabajo final.

El uso de trampantojos está destinado a la decoración ornamental, por eso no resulta extraño encontrarlos en edificios antiguos, deteriorados por el paso del tiempo o estructuras que necesitan un «lavado de imagen».

Los trampantojos de Moranchel

En el pequeño pueblo de Moranchel vive Asun Vicente Ríos.

Esta profesora de arte estudió Bellas Artes en Cuenca y además es la artífice de los trampantojos de colores de los que te hablamos en este post.

trampantojos de Moranchel

Una calle de Moranchel

La idea surgió tras un viaje al sur de Francia.

Durante el mismo Asun visitó varias localidades y se dio cuenta que en algunas de ellas los muros y paredes de las casas estaban decorados con trampantojos. Lo que aportaba belleza, color y encanto a los pueblos en cuestión.

Así que de vuelta en casa Asun pensó en hacer lo mismo en Moranchel. Por eso comenzó a pintar fachadas de piedra, paredes y muros y a convertirlos en alegres y bonitos trampantojos.

Puerta del trampantojo La Panadería, obra de Asun

Puerta del trampantojo La Panadería, obra de Asun

Para apreciar aún más el trabajo de Asun hay que decir que todos los trampantojos de Moranchel están hechos de modo altruista por la artista.

Es decir, no ha cobrado por ellos. Aunque en los últimos tiempos los dueños de las fachadas se han encargado de subvencionar el coste de los materiales.

Recorrido por los trampantojos

La primera obra de Asun fue la Calle Buscarruido (2006), llamada así por estar situada en la zona más ajetreada de Moranchel.

Este precioso mural es un viaje al pasado, un viaje a los orígenes del pueblo para que los podamos conocer y no olvidemos cómo eran.

trampantojos de Moranchel

Calle Buscarruido

El banco de piedra de la Calle Buscarruido

El banco de piedra de la Calle Buscarruido

Un niño hace pompas de jabón desde una ventana, justo al lado otra niña sostiene un tirachinas en sus manos.

La niña de la Calle Buscarruido

La niña de la Calle Buscarruido

Debajo una puerta de madera nos invita a pasar y junto a ella aparecen, como por arte de magia, los nombres de todos los trampantojos que hay en Moranchel.

los trampantojos de Moranchel

Puerta de la Calle Buscarruido

Listado de los trampantojos de Moranchel

Listado de los trampantojos de Moranchel

A la Calle Buscarruido le siguen La Alacena, La Cueva o Bodega, Ventana con cuerno, Ventana con lilas y La Panadería. Todos ellos fueron pintados por Asun en el año 2012 y representan escenas de la vida cotidiana.

La Alacena está realizada sobre una especie de poste de la luz o contador y está situada al final de una de las calles de Moranchel, en frente de unos campos de cultivo.

trampantojos de Moranchel

La Alacena

En cuanto a La Panadería, resulta ser un espectacular trampantojo repleto de detalles y buen gusto.

Según cuenta su autora, el dueño de la casa donde se encuentra el mural quiso hacer un homenaje a su padre, el último hornero del pueblo. Por eso Asun pintó una panadería.

La Panadería

La Panadería

Y qué decir de ella.

Pues que es el colmo de lo bonito y lo apetecible. Rosquillas, dulces, panes, pasteles y tartas se encargan de decorar las «vitrinas» de esta panadería tan especial.

Las rosquillas de la Panadería

Las rosquillas de la Panadería

trampantojos de Moranchel

Dulces y más dulces

En la que además hay lugar para recordar a todos aquellos horneros que ha tenido Moranchel a lo largo de su historia.

Listado de los horneros de Moranchel

Listado de los horneros de Moranchel

Dejamos La Panadería y nos dirigimos a La Bodega.

Para llegar a ella quizás tengas que «escalar» un poquito, pero nada complicado. No te preocupes.

La Bodega

La Bodega

En tonos morados y lilas la puerta de la Cueva nos adelanta qué podemos encontrar en su interior. Vasos, botellas y por supuesto, vino.

trampantojos de Moranchel

Detalle de La Bodega

Las bonitas flores de La Bodega

Las bonitas flores de La Bodega

Y justo al lado de La Bodega está La Fuente de los Deseos, uno de los trampantojos más coloridos de Moranchel.

La obra es de 2016 y se basa en los recuerdos de una fuente que había hace años en el pueblo pero que ya no existe.

La fuente de los deseos

La fuente de los deseos

Al mismo tiempo el mural trata de evocar algunos de los valores humanos (paz, libertad, justicia…) que parecen haber quedado un poco en el «olvido» en los tiempos que corren.

La fuente de los deseos y su mensaje

La fuente de los deseos y su mensaje

Después de ver la fuente llega el momento de regresar a la calle principal de Moranchel y visitar La Floristería (2019).

Trampantojos de Moranchel

La Floristería de Moranchel

Con La Floristería nos adentramos en la naturaleza y descubrimos un lugar donde no falta nada. Girasoles, lavanda, coronas de flores, lilas y hasta hortalizas.

Flores y más flores en La Floristería de Moranchel

Flores y más flores en La Floristería de Moranchel

trampantojos de Moranchel

Corona de flores

Un lugar donde el principal protagonista es el color y el uso tan intenso que se hace de él.

Y es que cuando uno se coloca frente a La Floristería de Moranchel no puede evitar caer rendid@ ante tanta belleza.

Color y más color en La Floristería

Color y más color en La Floristería

Puerta de entrada a La Floristería

Puerta de entrada a La Floristería

El perrito de La Floristería

El perrito de La Floristería

Pero tenemos que seguir porque aún nos queda por ver un último trampantojo.

Su nombre es El Jardín de los Pájaros, fue pintado por Asun en el año 2019 y en la actualidad forma parte de la fachada de una casa particular.

trampantojos de Moranchel

Detalle del Jardín de los pájaros

De esta manera, toda la pared de la mencionada casa está decorada con pájaros, nidos, macetas y plantas que en conjunto crean un efecto visual precioso, la verdad.

Una de las macetas del Jardín de los pájaros

Una de las macetas del Jardín de los pájaros

Cómo llegar a Moranchel

Desde Madrid resulta muy sencillo llegar a Moranchel.

Para ello basta con tomar la A-2 hasta la salida 101 (Almadrones / Cifuentes). Después hay que seguir por la carretera N-204 durante unos 16 kilómetros.

¿Te ha sido útil este post?

¡Haz clic en una estrella para puntuar!

Puntuación media 5 / 5. Recuento de votos: 5

Hasta ahora, ¡no hay votos!. Sé el primero en puntuar este contenido.