Dicen por ahí que Bath es una de las ciudades más bonitas del Reino Unido y no seré yo la que ponga en duda esta afirmación.

Más que nada porque la localidad tiene el privilegio de ser el lugar donde se encuentran las termas romanas de la antigua Aquae Sulis. Una especie de complejo termal construido por los romanos en torno al año 43 d.C.

Así que si tu curiosidad por las termas de Bath te ha traído hasta aquí no te pierdas lo que vamos a contarte a continuación.

Entrada a las termas de Bath

Entrada a las termas de Bath

Origen de la ciudad de Bath

Antes de hablarte de las termas romanas de Bath echaremos la vista atrás para conocer el origen de esta ciudad balneario.

Gracias a diversas investigaciones arqueológicas se sabe que en la antigua Bath había un santuario celta dedicado a Sulis, diosa del inframundo y guardiana de las aguas termales.

las termas romanas de Bath

Aguas termales de Bath

Pero cuando los romanos invadieron las tierras del sur de Inglaterra, allá por el siglo I d.C, el santuario fue rebautizado con el nombre de Aquae Sulis, es decir las aguas de Sulis, construyéndose además un templo en honor a Minerva (equivalente romano de la diosa Sulis).

Los trabajos de edificación del templo se iniciaron en el año 60 d.C, y terminaron al parecer diez años más tarde.

Paralelamente se llevó a cabo también la construcción de un complejo termal que daría lugar a las populares termas de Bath que nos ocupan en este post.

las termas romanas de Bath

Aquae Sulis

Las termas de Bath

Las termas romanas de Bath constituyen una de las mayores atracciones turísticas del Reino Unido.

Su origen, su historia y su evolución a lo largo del tiempo hacen de estas famosas termas un lugar imprescindible en cualquier ruta por el sur del país.

Interior de las termas romanas de Bath

Interior de las termas romanas de Bath

Historia de las termas

Cuenta la leyenda que las fuentes de aguas termales de la ciudad de Bath fueron descubiertas por el príncipe celta Bladud allá por el año 863 a.C. Al parecer Bladud sufría de lepra y tras bañarse en las mencionadas aguas su piel mejoró hasta sanar del todo.

Tras esta milagrosa curación el príncipe fundó una ciudad en torno a las aguas termales, ciudad que más tarde pasaría a llamarse Bath.

las termas romanas de Bath

Panel explicativo del origen de las aguas termales de Bath

Sin embargo hay que ser realistas y dejar de lado esta explicación romántica del origen de las aguas termales de Bath, ya que gracias a las investigaciones y los restos arqueológicos encontrados se sabe que dichas aguas fueron descubiertas allá por el año 7000 a.C.

No obstante, es cierto que fueron los romanos los encargados de explotar las propiedades de las fuentes termales de Bath y de construir el mayor complejo termal jamás visto fuera de Roma.

las termas de Bath

Calle donde se encuentra la entrada a las Termas de Bath

Qué ver dentro de las termas de Bath

Antes de descubrirte qué hay en el interior de las termas de Bath te diremos que todo el complejo termal se encuentra en perfecto estado de conservación.

La razón es que a medida que Bath crecía y se desarrollaba las termas iban quedando sepultadas bajo los diversos niveles de la ciudad, circunstancia que permitió que llegaran hasta nuestros días en un estado más que aceptable.

Mosaico perfectamente conservado en el interior de las termas de Bath

Mosaico perfectamente conservado en el interior de las termas de Bath

Una vez dentro de las termas de Bath puedes visitar:

1.- Sala neoclásica y manantial sagrado

Conocida también con el nombre de Pump Room, esta sala es el lugar donde se encuentra el manantial sagrado que dio origen a la creación de tan famosas termas.

En dicha habitación se recogen las aguas de dicho manantial y también se alberga a todos aquellos visitantes que deseen probar los poderes curativos que al parecen tienen estas aguas.

El manantial sagrado

El manantial sagrado

Sí, sí como lo lees.

Hay algunos curiosos que se atreven a beber del manantial sagrado de Bath. Debo reconocer que yo estuve a punto de hacerlo pero cuando me dijeron que el agua estaba caliente me eché para atrás 🙂

2.- Museo

A continuación la visita nos lleva a un museo. En él se exponen varios restos arqueológicos pertenecientes al templo romano primitivo (construido en honor a Minerva), diversos mosaicos así como monedas y lápidas romanas.

El museo también cuenta con una gran maqueta del conjunto termal de Bath. En ella el visitante puede llegar a hacerse una idea de las dimensiones y el aspecto original de las termas.

Maqueta de las termas de Bath

Maqueta de las termas de Bath

3.- Baños

Nuestro recorrido por el interior de las termas de Bath termina en la zona de baños.

Antes de nada hay que decir que todas las termas construidas hasta el siglo II, permitían que hombres y mujeres pudieran bañarse en las mismas salas. Sin embargo, con la llegada al poder del emperador Adriano todo cambió haciéndose necesaria la construcción de salas adicionales en las que la separación por sexos fuera evidente.

Por este motivo, las termas de Bath cuentan con algunas instalaciones duplicadas. Tal es el caso del caldarium (sala para baños calientes).

Caldarium

Caldarium

Pero si hay un lugar realmente destacado dentro de los baños de Bath ese es el conocido como Gran Baño.

La visita estrella de las termas resulta ser una piscina rectangular de 1,6 metros de profundidad. Cubierta en origen por una bóveda de madera, y más tarde de piedra, se trataba del lugar más visitado y transitado de todo el conjunto termal.

las termas romanas de Bath

Gran Baño

las termas de Bath

Planta baja del Gran Baño

Sin embargo, el paso del tiempo hizo de las suyas y el techo acabó cayéndose dejando toda la sala a la intemperie. Y permitiéndonos ahora a nosotros disfrutar de unas increíbles vistas de la famosa Abadía de Bath.

La Abadía de Bath desde el Gran Baño

La Abadía de Bath desde el Gran Baño

Horarios y precios para visitar las termas de Bath

Horarios

Las termas de Bath pueden visitarse durante todo el año. Sin embargo el horario suele variar según el mes en que nos encontremos por eso para preparar la visita lo mejor es consultar la web oficial.

Entrada a las termas de Bath

Entrada a las termas de Bath

Precios

En cuanto a los precios sucede un poco lo mismo. Dependiendo del mes que vayamos nos encontraremos un precio u otro.

De nuevo lo más práctico es acudir a la página oficial, donde además es posible comprar las entradas con antelación.

Cómo llegar a las Termas de Bath

Bath está a tan solo 32 kilómetros de Bristol, así que si estás de visita en esta ciudad no te resultará complicado acercarte a ver las termas.

Desde Londres puedes usar el tren (estaciones Paddington o Waterloo) o el autobús para llegar a Bath.

 


 

  • Completa tu viaje a BATH:

¿Te ha sido útil este post?

¡Haz clic en una estrella para puntuar!

Puntuación media 5 / 5. Recuento de votos: 7

Hasta ahora, ¡no hay votos!. Sé el primero en puntuar este contenido.