Lisboa es la ciudad de las siete colinas, los fados, el bacalhau y los tranvías. Una de las capitales más bonitas de Europa, con una personalidad y carácter arrolladores que no dejan indiferente a quien se atreve a descubrirla.

qué ver en Lisboa

Calles de Lisboa

Durante 3 días vamos a recorrer cada uno de los rincones de Lisboa para que conozcas la ciudad y te enamores de ella, como me sucedió a mí.

Día 1

Nuestro día empieza en el barrio de Baixa, el centro de la ciudad. Estamos en la Plaza del Rossio, uno de los lugares más animados y punto de partida de nuestro recorrido. Centro neurálgico de Lisboa, esta plaza está situada al norte de la Rúa Augusta y está considerada uno de los lugares de encuentro más frecuentados por los lisboetas.

En el centro de la plaza se halla la estatua de D. Pedro IV de Portugal, el llamado Rey Soldado. Y en la parte frontal el Teatro Nacional Doña María II, antigua sede de la Inquisición portuguesa. En un lateral está la Estación de trenes de Rossio, desde donde se puede ir a Sintra, por ejemplo.

Plaza del Rossio

Plaza del Rossio

Desde la Plaza del Rossio puedes llegar fácilmente a la Rúa Augusta (barrio de Baixa), la arteria comercial de Lisboa. En este punto es interesante que te desvíes a la derecha y te adentres en la Rúa Aúrea. Te espera el Elevador de Santa Justa.

Elevador de Santa Justa

Diseñado por Raul Mesnier de Ponsard, discípulo de Gustave Eiffel, su construcción permitió unir el distrito de Baixa con el Bairro Alto.  El Elevador do Carmo, como se llamaba en principio, tuvo una gran acogida por los habitantes de Lisboa, ya que comunicaba la parte alta de la ciudad con la baja.

Elevador de Santa Justa, Lisboa

Elevador de Santa Justa

Subir al Elevador cuesta 5 € (feb. 2019) pero si tienes la Lisboa Card o la tarjeta viva viagem es gratis.
 mayo a octubre:  7:00 a 23:00 horas   //    noviembre a abril:  7:00 a 22:00 horas.

Rúa Augusta

Cuando bajes del elevador puedes regresar a la Rúa Augusta y caminar por ella hasta el final de la misma. Atravesando el Arco Triunfal habrás llegado a la Plaza del Comercio.

los mejores miradores de Lisboa

Arco de la Rúa Augusta

Este arco es uno de los mejores miradores de Lisboa y es posible subir por 3€. Si el día está claro se puede disfrutar de una estupenda panorámica de la Plaza del Comercio y el Tajo.

Plaza del Comercio

En el lugar donde hoy se encuentra esta plaza estuvo emplazado el Palacio Real, destruido por el gran terremoto de 1755. Tras el seísmo, el Palacio se trasladó al Castillo de San Jorge. 

Plaza del Comercio

Plaza del Comercio

Reconstruida por el Marqués de Pombal, la plaza alberga tres grandes edificios gubernamentales y una oficina de turismo. También cuenta con varios restaurantes y cafés. Es la plaza más importante de Lisboa y desde aquí puedes llegar a casi cualquier otro punto de la ciudad.

Plaza del Comercio

Plaza del Comercio

► Nuestra siguiente parada es el barrio de Alfama, uno de los barrios más tradicionales de Lisboa y también uno de los más antiguos. En él convivieron cristianos, judíos y musulmanes. Sus enredadas callejuelas te trasladarán a otra época.

Calles de Alfama

Calles de Alfama

Desde la Plaza del Comercio puedes llegar fácilmente a Alfama. Yo siempre aconsejo subir a pie desde aquí, si es tu primera vez en la ciudad.  Cuando quieras volver al centro no tienes nada más que subirte en el tranvía 28.

Sé de Lisboa

La catedral de Lisboa o Sé, es de estilo románico y es uno de los pocos monumentos que ha sobrevivido a los terremotos e incendios que ha sufrido la ciudad a lo largo de su historia.

Sé de Lisboa

Sé de Lisboa

Su construcción comenzó a mediados del siglo XII tras la reconquista de Lisboa a los musulmanes, en la Segunda Cruzada. El edificio se levantó sobre una antigua mezquita que había en ese mismo lugar.

Sé de Lisboa

Interior Catedral de Lisboa

La entrada a la Sé es gratis pero para ver su claustro gótico hay que pagar 2,5 €.

Mirador de Santa Lucía

Continuamos ascendiendo por Alfama, seguimos por sus calles repletas de ropa tendida y azulejos. Y llegamos a uno de los miradores más especiales de la ciudad. Estamos en el Mirador de Santa Lucía. 

Con un  aire decadente y a la vez romántico, este mirador ofrece unas amplias vistas de todo el barrio de Alfama y el Tajo. Junto al mirador hay una placita con bancos de piedra, buganvillas y paredes de azulejos. Es sin duda, el mejor lugar para descansar un poco de las pronunciadas cuestas de Lisboa.

Mirador de Santa Lucía

Mirador de Santa Lucía

No te pierdas la preciosa Iglesia de Santa Lucía en la Rúa do Limoeiro. Decorada con paneles de azulejos fue construida por la Orden de Malta.

mirador de Santa Lucía

Iglesia de Santa Luzía

Mirador das Portas do Sol

Vamos a seguir subiendo pero esta vez la recompensa está más cerca de lo que parece. Hemos llegado al Mirador das Portas do Sol. Este mirador tiene bonito hasta el nombre. Hace referencia a una de las siete puertas de la antigua ciudad árabe, la Puerta del Sol, y se halla en el corazón de Alfama.

mejores miradores de Lisboa

Vistas desde el Mirador Portas do Sol

En Portas do Sol siempre hay un ambiente muy animado gracias a las terrazas, restaurantes y músicos callejeros. Además justo en frente de este mirador tiene parada el famoso tranvía 28 que, como sabes, en su recorrido por la ciudad atraviesa Alfama.

Panteón Nacional

Nuestra última parada es un lugar muy especial para los lisboetas, el Panteón Nacional. El lugar donde hoy día se levanta el Panteón Nacional ya era conocido como la Iglesia de Santa Engracia. Después de ser arrasada por un temporal, en este mismo lugar se puso la primera piedra para construir lo que sería el Panteón. Aquí yacen los restos de importantes figuras de la historia de Portugal, entre otros se encuentra  Amalia Rodrigues, la fadista más célebre de este país.

panteón de Lisboa

Al fondo, el Panteón Nacional

La entrada al Panteón cuesta 4 € (feb. 2019).

mayo – septiembre:  10:00-17:00 martes a domingo 

octubre – abril: 10:00-18:00 martes a domingo

Si tienes la suerte de visitar el Panteón un martes o un sábado no te pierdas la Feira da Ladra, el mercadillo más antiguo de Lisboa. Situado a los pies del Panteón, a mi me recuerda mucho al Rastro de Madrid.
Feira da Ladra junto al Panteón

Feira da Ladra junto al Panteón

A estas alturas estarás ya cansad@. Mi sugerencia es que bajes de nuevo al centro de Lisboa y cenes en el Bairro Alto.

Bairro Alto

Si has usado el tranvía 28 para bajar el centro éste te dejará en la Plaza Luis Camoes, en pleno Bairro alto, la zona más animada de la ciudad. Esta plaza marca el final del elegante Chiado y el comienzo de la Lisboa más divertida.

Las opciones para cenar o tomar algo son infinitas. Basta con perderse por cualquiera de sus calles para sentir el punto bohemio y a veces canalla de esta zona.

bairro alto Lisboa

Murales en el Bairro Alto de Lisboa

Un buen lugar para cenar puede ser el restaurante Caldo Verde. Acogedor, buen servicio, comida rica y fado en directo. Sin ser excesivamente caro se trata de la mejor manera de descubrir la noche lisboeta.

¿Te ha sido útil este artículo?

¡Haz clic en una estrella para puntuar!

Puntuación media 0 / 5. Recuento de votos: 0

Hasta ahora, ¡no hay votos!. Sé el primero en puntuar este contenido.