Harajuku es uno de los barrios con más personalidad de Tokio. Digamos que es la zona de la ciudad que mejor representa cómo es Japón. Fusión perfecta de modernidad y tradición encajando en un puzzle perfecto. 

Qué ver en Harajuku

Yoyogi Park (Parque Yoyogi)

Nuestros pasos en el barrio de Harajuku comenzaron en el enorme Parque Yoyogi, el parque más animado de Tokio.

Entrada al Yoyogi Park

Entrada al Yoyogi Park

El Yoyogi Park es bastante extenso y siempre está lleno de familias, parejas o grupos de amigos.

Un buen momento para visitarlo puede ser el fin de semana, ya que todos los domingos se reúnen en él los llamados rockabillys tokiotas. Aquí bailan y dejan con la boca abierta a todo aquel que se acerca al lugar donde se suelen situar, junto a la estación JR Harajuku.

Paseando por Yoyogi Park

Paseando por Yoyogi Park

Nosotros fuimos al parque un martes así que no los pudimos ver. Intenta ir al Yoyogi Park en domingo!

Santuario de Meiji

El Santuario de Meiji es uno de los lugares más especiales de Tokio.

Situado dentro del mismo Parque Yoyogi fue construido en el año 1920 en honor al emperador Meiji y su esposa la emperatriz Shoken.

qué ver en Harajuku

Barriles de sake a modo de ofrendas en la entrada al  Santuario

Gracias al Emperador Meiji Japón sufrió una gran transformación. Pasó de ser un estado feudal a convertirse en una gran potencia industrial.

El cambio fue tan beneficioso que en la actualidad el país sigue siendo pionero en muchísimos aspectos.

El edificio actual donde se encuentra el Santuario Meiji es una reconstrucción del año 1958 ya que los bombardeos americanos de la Segunda Guerra Mundial destrozaron la construcción original.

Sin embargo, el lugar desprende un encanto especial.

Purificación antes de entrar al Santuario Meiji

Purificación antes de entrar al Santuario Meiji

El Santuario de Meiji recibe al visitante con un gran Torii de madera, tan solemne como austero. Tras recorrer un sendero se llega al santuario propiamente dicho.

Torii de entrada al Santuario de Meiji

Torii de entrada al Santuario de Meiji

Llegados a este punto hay que decir que el santuario se divide en dos partes bien diferenciadas: la zona interior o naien, donde se encuentran los edificios principales del santuario, entre ellos el Homotsuden o Tesoro (museo con objetos pertenecientes al emperador y la emperatriz).

qué ver en Harajuku

Puerta de entrada al Santuario

Y la zona exterior o gaien, formada por una enorme galería repleta de murales donde se muestra la vida cotidiana del emperador Meiji.

Interior del Santuario

Interior del Santuario

El acceso al edificio principal es gratuito pero si quieres visitar el Tesoro tienes que pagar 500 yenes (3,9 € – nov. 2018).

El Santuario de Meiji abre al amanecer y cierra cuando se pone el sol, así que los horarios dependen de la época en que lo visites. 

Cómo llegar: usando tu Japan Rail Pass la línea Yamanote te lleva directamente a la puerta de entrada al santuario.

Si por el contrario no dispones de ella puedes utilizar las líneas de metro Chiyoda Fukutoshin. Ambas tienen parada en la estación Meiji-Jingumae.

Takeshita Dori

Muy próxima al Santuario de Meiji se encuentra la famosa Takeshita-Dori (calle Takeshita).

Estamos en el paraíso de lo kawaii, que lo podemos traducir como «tierno» o «bonito». Takeshita Dori es una de las calles principales del barrio de Harajuku y lugar de encuentro del ambiente más juvenil de la ciudad.

Entrada a Takeshita Dori

Entrada a Takeshita Dori

A lo largo de los 350 metros de Takeshita Dori se suceden numerosas tiendas de moda, artículos variados, bisutería, cafés para jugar con mascotas así como locales de Purikura, similares al típico fotomatón de toda la vida pero en versión japonesa.

Nosotros no nos pudimos resistir y entramos en uno de ellos. El resultado no pudo ser más divertido. Pruébalo 🙂

Cat Café en Takeshita Dori

Cat Café en Takeshita Dori

Tienda de disfraces en Takeshita Dori

Tienda de disfraces en Takeshita Dori

Tienda de golosinas en Takeshita Dori

Tienda de golosinas en Takeshita Dori

Cat Street (Calle del Gato)

Perpendicular a Omoto-sando (avenida Omotesando), la arteria comercial más importante de Harajuku, encontramos Cat Street.

La llamada «calle del gato» está repleta de tiendas exclusivas, sobre todo, de moda. También hay varios establecimientos de alimentación y comida ecológica.

qué ver en harajuku

Cat Street

cat street harajuku

Escaparate en Cat Street

En Cat Street también hay varios puentes pequeños y canales. La razón es que antiguamente el río Shibuyagawa pasaba por aquí.

Tiendas originales en la Calle del Gato

Tiendas originales en la Calle del Gato

El final de Cat Street lleva directamente a Shibuya. Así que puede ser interesante visitar estos dos barrios de forma conjunta.

Cómo llegar a Harajuku

Para llegar a Harajuku puedes usar la Línea Yamanote, perteneciente a la red de Japan Rail Pass. Esta línea te lleva directamente al Santuario de Meiji, en pleno corazón de Harajuku. Al igual que las líneas Chiyoda y Fukutoshin de la red de metro de Tokio.

Pero además de estas dos opciones puedes comenzar tu visita a Harajuku en Omotesando Station (las líneas Chiyoda, Ginza y Hanzomon paran en esta estación). Takeshita Dori está a menos de 1 kilómetro de aquí.

¿Te ha sido útil este post?

¡Haz clic en una estrella para puntuar!

Puntuación media 5 / 5. Recuento de votos: 1

Hasta ahora, ¡no hay votos!. Sé el primero en puntuar este contenido.