Visitar Saint Paul de Vence es hacer un viaje al pasado.

Considerado uno de los pueblos más bellos de Francia, está construido íntegramente en piedra. Su ubicación, en lo alto de una colina se convirtió en el refugio perfecto de numerosos artistas como Matisse, Renoir o Miró, quienes a su vez, dejaron su huella en esta bonita localidad. 

Saint Paul de Vence, un viaje al pasado, un viaje al romanticismo del siglo XIX.

qué ver en Saint Paul de Vence

Rincones con encanto en Saint Paul de Vence

Qué ver en Saint Paul de Vence

Saint Paul de Vence nos recibió con un día soleado, perfecto para recorrer cada uno de sus rincones. Tras dejar el coche en un parking situado a la entrada del pueblo, comenzó nuestra visita a este pueblo de cuento.

Parking situado a la entrada de Saint Paul de Vence

Parking situado a la entrada de Saint Paul de Vence

Muralla del siglo XVI

Saint Paul de Vence está protegido por una gran muralla. El origen de su construcción se remonta al año 1540 cuando Francisco I decide dotar a la ciudad con el título de «villa real». Para ello ordena rodear todo el pueblo con una muralla convirtiéndolo en una especie de fuerte militar.

Muralla Saint Paul de Vence

Muralla Saint Paul de Vence

Puerta de Vence

Para entrar en Saint Paul de Vence hay que dirigirse a la puerta del mismo nombre. De carácter austero, en origen la Puerta de Vence daba acceso a la parte norte de la ciudad.

qué ver en Saint Paul de Vence

Puerta de Vence, acceso norte

En la actualidad sigue siendo una de las entradas principales y tras ella se encuentra la Oficina de Turismo.

Oficina de Turismo

Oficina de Turismo

Iglesia de Saint Paul

Construida entre los siglos XIV y XVIII la Iglesia de Saint Paul mezcla varios estilos aunque los cuatro pilares sobre los que se sustenta y los arcos interiores son románicos y pertenecen a la iglesia primitiva.

Fachada de la Iglesia de Saint Paul

Fachada de la Iglesia de Saint Paul

Más tarde, a finales del siglo XVIII, el edificio es sometido a varios trabajos de remodelación con el objetivo de embellecer el interior.

Torre rectangular de la Iglesia

Torre rectangular de la Iglesia

Interior de la Iglesia

Interior de la Iglesia

Plaza de la Fuente Grande

Continuamos recorriendo las calles de Saint Paul de Vence y nuestro viaje al pasado que nos lleva directamente a la llamada «Gran Fuente». 

Plaza de la Fuente Grande

Plaza de la Fuente Grande

Situada en el corazón de Saint Paul de Vence, la Plaza de la Fuente Grande es la antigua plaza del mercado del pueblo. Lugar de encuentro de sus habitantes también servía de suministro de agua y lavadero.

El perfecto estado de conservación de la fuente añade aún más valor a dicha plaza.

Pontis (siglo XV)

Dejamos atrás la Plaza de la Fuente Grande y pronto llegamos al Pontis. Data del siglo XV y aunque realmente es un puente tiene la peculiaridad de conectar directamente dos partes de una misma vivienda.

Placa que nos señala donde está el Pontis

Placa que nos señala donde está el Pontis

Algo cuanto menos curioso.

qué ver en Saint Paul de Vence

Pontis

Cementerio

Terminamos nuestro recorrido por Saint Paul de Vence en el cementerio de la localidad. Situado al final de la Rue Grande, en la parte sur del pueblo, desde él se tienen las mejores vistas del mar Mediterráneo y de toda la fortaleza que rodea Saint Paul.

En este cementerio se encuentra la tumba del pintor francés de origen ruso Marc Chagall.

Cementerio de Saint Paul de Vence

Cementerio de Saint Paul de Vence

Visitar Saint Paul de Vence es hacer un viaje al pasado. Sus calles, sus casas, sus plazas…todo es evocador y auténtico. Es el típico lugar que te traslada inevitablemente a otra época.

¿Te ha sido útil este artículo?

¡Haz clic en una estrella para puntuar!

Puntuación media 5 / 5. Recuento de votos: 3

Hasta ahora, ¡no hay votos!. Sé el primero en puntuar este contenido.