Si en tu ruta por Rumanía quieres visitar el Monasterio de Snagov y ver con tus propios ojos dónde está la tumba del temido Vlad Tepes (Drácula) no te marches de aquí.

En este post te contamos cómo llegar a Snagov y cómo visitar uno de los lugares más enigmáticos del país.

Lago Snagov

Lago Snagov

Historia del Monasterio de Snagov

Antes de visitar el Monasterio de Snagov es necesario conocer un poco su historia y su pasado.

Ubicado en una pequeña isla del propio Lago Snagov los orígenes del monasterio más popular de Rumanía se remontan al siglo XV cuando Mircea el Viejo (abuelo de Vlad el Empalador, más conocido como Drácula) levantó una pequeña capilla sobre un antiguo asentamiento dacio.

el monasterio de Snagov

Vlad III, el Empalador

El entonces gobernador de Valaquia dotó a la nueva construcción de muros de defensa y una torre alta que al mismo tiempo hacía de campanario.

Más tarde en el siglo XVI la iglesia del conjunto, de estilo bizantino, fue restaurada por Neagoe Basarab. Un príncipe que gobernó Valaquia entre los años 1512 y 1521.

En la actualidad el Monasterio de Snagov es uno de los lugares más visitados de Rumanía sobre todo gracias a la leyenda que circula y que cuenta que en su interior se encuentra la supuesta tumba de Vlad III.

Monasterio de Snagov

Monasterio de Snagov

Qué ver en el Monasterio de Snagov

El motivo real por que el que la mayor parte de los visitantes se acerca al Lago Snagov y por ende al monasterio del mismo nombre es la posibilidad de ver la famosa tumba de Vlad el Empalador.

Al parecer, según la tradición oral rumana, en este recóndito lugar de Valaquia descansa el cuerpo del sanguinario Vlad III, quien fue asesinado en 1476 a manos de los boyardos volacos en un bosque cercano a Snagov y enterrado por los monjes del monasterio bajo una losa situada frente al altar.

La supuesta tumba de Vlad III es sencilla y austera. Y junto a ella también descansa un grabado de plata del que fuera en su día el príncipe de Valaquia.

El monasterio de Snagov

La supuesta tumba de Vlad el Empalador

Aunque en este punto sentimos decepcionar a los romántic@s del mito de Drácula y decirles que no hay estudios que verifiquen realmente que bajo el suelo del Monasterio de Snagov descansa el cuerpo del temido Vlad III. De hecho las excavaciones realizadas en 1933 habrían demostrado que no hay nadie allí.

Por tanto, la realidad es que a fecha de hoy no se sabe a ciencia cierta dónde reposa Vlad El Empalador. Aunque el historiador Constatin Rezachevici asegura que posiblemente esté en el Monasterio de Comana, al sur de Bucarest, no aquí en Snagov.

Sea o no así, lo que no se puede negar es que la leyenda de la supuesta tumba de Vlad III ha traspasado fronteras y son muchos los curios@ que se acercan a verla.

Vlad III

Vlad III en la entrada del monasterio

Y ya de paso disfrutan del interior del Monasterio de Snagov, un edificio que además puede presumir de ser una auténtica joya.

Prueba de ello son los fabulosos frescos policromados de las paredes y las pinturas de estilo bizantino del altar y el techo. Todas ellas por cierto en un estado de conservación bastante bueno.

Sin duda un regalo para la vista y los sentidos.

Pinturas bizantinas

Pinturas bizantinas

Detalle de una de las pinturas

Detalle de una de las pinturas

Techo del monasterio

Techo del monasterio

La leyenda de Drácula: de la realidad al mito

Resulta imposible hablar del Monasterio de Snagov sin mencionar al Drácula de Bram Stoker.

La razón es que el escritor irlandés se basó en la vida de Vlad Tepes y en las historias y leyendas que circulaban en torno a su figura para dar forma al que sería su personaje más conocido, Drácula.

Un Drácula al que Stoker ubicó en el Castillo de Bran (un castillo que jamás perteneció a Vlad Tepes) para convertirlo, a través de los años, en mito y leyenda.

El mito de Drácula

El mito de Drácula

Info útil para visitar el Monasterio de Snagov

Terminamos este post con algunos consejos útiles que te ayudarán a preparar tu visitar al Monasterio de Snagov y la tumba de Drácula:

1.- El monasterio está situado a 38 kilómetros de Bucarest.

La mejor manera de llegar al Lago Snagov es en coche tomando la autopista A3 y luego varias carreteras comarcales. Desde el centro de la ciudad se tarda 1 hora más o menos.

2.- Si no dispones de vehículo privado también es posible visitar Snagov en autobús. 

En la web oficial de autobuses de Rumanía puedes consultar horarios y precios pero ten en cuenta que el billete solo se compra en quioscos.

Los autobuses salen de la Piata Presei de Bucarest y tardan también 1 hora en llegar a Snagov.

3.- Otra opción es contratar un tour privado para que te recoja en tu hotel y te lleve a hacer la excursión desde Bucarest.

4.- El Monaterio de Snagov está ubicado en una pequeña isla emergente del Lago Snagov.

Para llegar a ella tan solo hay que cruzar un puente metálico que lleva directamente a la entrada del monasterio.

Puente metálico

Puente metálico

5.-La visita al recinto del monasterio es gratuita pero para entrar en la iglesia donde se encuentra la tumba de Drácula hay que pagar 15 lei (3 € – sept 2022).

Si quieres hacer fotos tendrás que pagar 10 lei más.

6.- El Monasterio de Snagov abre todos los días a las 9 h de la mañana aunque si lo encuentras cerrado a esa hora no dudes ni un minuto y llama al teléfono que aparece en la puerta.

7.- El entorno que rodea el monasterio es una auténtica maravilla así que estamos seguros que disfrutarás tu visita al Lago Snagov.

Interior del Monasterio de Snagov

Interior del Monasterio de Snagov

 


 

  • Completa tu viaje a BUCAREST:

¿Te ha sido útil este post?

¡Haz clic en una estrella para puntuar!

Puntuación media 5 / 5. Recuento de votos: 9

Hasta ahora, ¡no hay votos!. Sé el primero en puntuar este contenido.