Si vas a viajar a Uzbekistán entonces necesitas saber qué ver en Bujará. 

La ciudad más sagrada de Asia Central puede presumir de tener un casco antiguo en el que el tiempo parece detenerse entre madrazas, caravasares y mezquitas. Por eso te invitamos a que no te pierdas nuestro recorrido por Bukhara, en el corazón de la Ruta de la Seda.

Vienes con nosotros?

qué ver en Bujará

Detalle del patio interior de la Madraza Nadir Divanbegi

Bujará a lo largo de la historia

Antes de contarte qué ver en Bujará conozcamos un poco la historia de la ciudad.

Considerada una de las ciudades santas del Islam en Asia Central, Bujará tuvo su época de esplendor durante el llamado Imperio Samánida (siglos IX-X) cuando llegó a ser incluso capital del reino y uno de los centros culturales más avanzados del mundo.

Más tarde, con la llegada de los Shaybánidas en el siglo XVI, Bujará vivió su segundo momento de gloria y la ciudad se llenó de bazares, caravasares, mezquitas y madrazas, siendo proclamada además la capital del Janato de Bujará. 

Con la independencia del Janato (más tarde sería Emirato de Bujará) y la llegada de los rusos la ciudad pasó a formar parte del Imperio Ruso primero y luego a la antigua URSS, hasta su disolución.

En la actualidad Bujará es una de las ciudades más visitadas del país gracias a un casco antiguo cargado de historia.

qué ver en Bujará

Ark de Bujará, antigua fortaleza real

Qué ver en Bujará

Lo bueno de Bujará es que a diferencia de Samarcanda aquí sí existe un casco histórico bien definido, algo que permite organizarse y visitar los lugares de interés sin hacer grandes desplazamientos.

Por otro lado, para ver bien Bujará y disfrutar de ella es indispensable reservar al menos dos días completos en la ciudad. Solo así es posible ver en condiciones todo lo que ofrece la bella Bukhara.

A continuación te contamos cuáles son los lugares imprescindibles que ver en Bujará.

Plaza Lyabi Hauz

Esta plaza es uno de nuestros lugares preferidos de Bujará. Y es que en ella se respira vida y cotidianeidad, algo que no nos puede gustar más.

Construida en el año 1620 en torno a un estanque de agua, la Plaza Lyabi Hauz es además el corazón del casco histórico de Bukahra.

qué ver en Bujará

Plaza Lyabi Hauz

Repleta de varios restaurantes, bares y cafeterías, en esta plaza hay tres monumentos de interés, la Madraza Nadir Divanbegi, la Madraza Kukeldash y la Khanaka Nadir Divangegi, ésta última reconvertida en un pequeño museo.

qué ver en Bujará

Objetos expuestos en la Khanaka Nadir Divangegi

Madraza Nadir Divanbegi

En un primer momento el edificio se construyó para que funcionara como caravasar pero en el año 1622 acabó convirtiéndose en una madraza después de la visita del kan del momento.

La fachada exterior de la Madraza Nadir Divanbegi destaca por su magnífica decoración hecha con azulejos de colores. Pero también por los dos pavos reales de la parte superior, algo que va contra las normas del Islam donde las representaciones de seres vivos están prohibidas.

Puerta principal de la Madraza Nadir Divanbegi

Puerta principal de la Madraza Nadir Divanbegi

Ya en el interior de la madraza nos encontramos con un patio repleto de puestos de artesanía, souvenirs, alfombras, ropa típica uzbeka…

La Madraza Nadir Divanbegi abre todos los días de 8 a 18 h.

qué ver en Bujará

Interior Madraza Nadir Divan-Begi

qué ver en Bujará

Fachada exterior de la Madraza Nadir Divan-Begi

Justo en frente de la Madraza Nadir Divan-Begi hay una estatua de Hoja Nasruddin. un personaje mítico de la tradición sufí y uno de los lugares preferidos de los uzbekos para hacerse fotos en familia.

Hoja Nasruddin

Hoja Nasruddin

Madraza Kukeldash

La Madraza Kukeldash se construyó en el año 1569 y al parecer en su momento fue la madraza más grande de toda Asia Central.

Patio interior de la Madraza Kukeldash

Patio interior de la Madraza Kukeldash

Sin embargo, en la actualidad ya no funciona como tal. De hecho en su interior nos encontramos los omnipresentes puestos de artesanía, algo habitual en casi todas las madrazas de Uzbekistán.

Aún así merece la pena entrar y fijarse en los detalles de su construcción.

qué ver en Bujará

Detalle de uno de los techos de la Madraza Kukeldash

Khanaka Nadir Divangegi

El tercer monumento de interés de la Plaza Lyabi Hauz es la Khanaka Nadir Divangegi.

Situada justo en frente del estanque de agua de dicha plaza, este edificio fue construido en el año 1620 para dar cobijo y alojamiento a los sufíes que viajaban a través de la Ruta de la Seda.

Khanaka Nadir Divangegi

Khanaka Nadir Divangegi

En el interior de la Khanaka hay una pequeña exposición de cerámica y aunque solo sea para ver los detalles decorativos de las cúpulas ya merece la pena entrar y echar un vistazo.

Además el ticket solo cuesta 3.000 soms (0,27 € – junio 2022).

Exposición de cerámica en el interior

Exposición de cerámica en el interior

Khanaka Nadir Divangegi

Preciosa decoración dentro de la Khanaka Nadir Divangegi

Chor Minor

Se trata de uno de los símbolos de Bujará así que no puedes perdértelo en tu visita a la ciudad.

La Madraza Chor Minor (cuatro minaretes) o mejor dicho lo que queda de ella se construyó en el año 1807 gracias a Niyazkul Bey, un rico comerciante afincado en Bujará.

Tras un viaje a la India y después de ver el Taj Mahal, Niyazkul decidió reunir a los mejores arquitectos de la época para construir una madraza que cumpliera dos condiciones. Por un lado, el edificio formaría parte de la Ruta de la Seda y por otro la madraza tendría que reflejar que todas las culturas, pueblos y religiones son iguales.

El resultado de estos propósitos fue la Madraza Chor Minor.

Chor Minor

Chor Minor

Sin embargo, en la actualidad no podemos disfrutar de todo el conjunto de Chor Minor, ya que el paso del tiempo ha hecho sus estragos y la madraza no ha llegado hasta nuestros días.

Aún así se conservan la puerta de entrada a la misma y los esbeltos y azulados minaretes.

La entrada a Chor Minor es gratuita pero para subir al tejado hay que pagar un pequeño ticket de 4.000 soms (0,36 € – junio 2022).

Chor Minor

Chor Minor

Bazares de Bujará

Antes de la época soviética del país, la ciudad de Bujará estaba repleta de bazares y mercados. Todos ellos estaban dispuestos en torno a la Plaza Lyabi Hauz y se extendían también al norte y oeste de la misma.

Poco queda ya de estos antiguos bazares pero gracias a las reconstrucciones financiadas por los rusos hoy en día podemos disfrutar de al menos tres de ellos.

qué ver en Bujará

Moldes para decorar el pan

Toqi Sarrofon Bazar

Situado a pocos metros de la Khanaka Nadir Divangegi este pequeño bazar era el lugar donde se encontraban las oficinas de cambio de moneda de Bujará.

Toqi Sarrofon Bazar

Toqi Sarrofon Bazar

Aquí también se llevaban a cabo los intercambios de dinero y se cerraban tratos.

En la actualidad el Toqi Sarrofon Bazar cuenta con varios puestos de artesanía y souvenirs.

qué ver en Bujará

Puesto de bolsos en el Toqi Sarrofon Bazar

Toqi Telpak Furushon

Este era el bazar de los sombrereros aunque hoy en él puedes encontrar casi de todo.

La estructura del Toqi Telpak Furushon es la típica de los bazares tradicionales uzbekos, con techos abovedados, cúpulas y pasillos que se comunican entre sí.

Toqi Telpak Furushon

Toqi Telpak Furushon

qué ver en Bujará

Puestos del Toqi Telpak Furushon

Toqi Zargaron

En su época el bazar Toqi Zargaron estaba destinado a los joyeros pero con el paso del tiempo esta especialidad se ha ido difuminando.

Toqi Zargaron

Toqi Zargaron

Situado justo a la lado de las madrazas de Addulaziz Khan y de Ulugh Beg, este bazar está repleto también de souvenirs, artesanía y artículos típicos del país.

Sin duda, un buen lugar para llevarte un recuerdo de Uzbekistán.

Marionetas en el bazar Toqi Zargaron

Marionetas en el bazar Toqi Zargaron

Puesto de alfombras en el Toqi Zargaron

Puesto de alfombras en el Toqi Zargaron

Mezquita Magoki Attari

Entre los bazares Toqi Sarrofon y Toqi Telpak se encuentra la Mezquita Magoki Attari.

Construida inicialmente en el siglo IX pero reconstruida más tarde en el XV se trata de la mezquita más antigua de Asia Central.

Mezquita Magoki Attari

Mezquita Magoki Attari

Y es que al parecer durante las obras de restauración los arqueólogos encontraron en el subsuelo de la mezquita restos de un templo zoroastra del siglo V y de otro budista aún más antiguo.

En la actualidad la Mezquita Magoki Attari acoge en su interior un pequeño museo dedicado a las alfombras de Uzbekistán.